16 jun. 2012

Calibrar dispositivos con ColorMunki Photo

En cuantas ocasiones lo que imprimimos no corresponde con lo que vemos en nuestro monitor... o cuantas veces, nos ha pasado, que el pedido de fotos que ha llegado del laboratorio no tiene nada que ver con lo que hemos estado editando.
Esto se debe a que no tenemos ajustados correctamente los perfiles de color, por lo que una cosa es lo que realmente captura nuestra cámara, otra es lo que vemos en nuestro monitor y otra muy diferente, es el resultado que nos da nuestra impresora o laboratorio con el que trabajamos, aunque la foto sea la misma. Si nuestro monitor no esta bien calibrado, por ejemplo podemos estar viendo una foto algo mas oscura de lo que realmente es, o con una predominante verde, azul o lila que realmente no es tal. 
Aunque la cosa es mucho mas compleja de lo que a priori he expuesto, por ahora, tampoco quiero entrar mas a fondo en el tema y lo dejare para una futura entrada. Y hoy dedicare este espacio, a presentar un calibrador que nos ayudara a tener control del color, en nuestro flujo de trabajo, el ColorMunki Photo de X-Rite, del cual podríamos decir que es un “todo en uno”, ya que nos ayudara a calibrar nuestro monitor, nuestra impresora e incluso nuestro proyector, una solución muy recomendada por muchos compañeros y webs y que esta semana nos ha llegado, de MICROGAMMA.


La primera impresión que da, es de un aparato robusto y bien acabado, con un tamaño considerable comparado a otros calibradores de pantalla.
Lo acompaña una acolchada funda para poder colgarlo delante de nuestro monitor y que también nos sirve como bolsa de transporte, cable para conectarlo al ordenador, una Guía rápida y dos CD’s, uno con el software (ColorMunki Profiling Software, Photo ColorPicker y software DigitalPouch) y el otro un DVD lleno de vídeos sobre los distintos procedimientos, que nos ayudaran en toda la instalación y configuración de nuestro equipo. Y en nuestro caso también nos trae un ColorChecker, una carta de color, que nos servirá para conseguir un perfil de color con la respuesta cromática de nuestra cámara.
En definitiva, es una solución muy recomendable tanto para el profesional, como el aficionado avanzado, que quieran tener un mayor control sobre los resultados de su trabajo.