16 oct 2021

Peras sobre la mesa...

Me apasiona jugar con las sombras, son primordiales para crear volumen y dar realismo a los objetos, y porque no, dotarlos de vida… Las exagero a conciencia, de hecho no me importa empastar un poco los negros si considero que es necesario, es una licencia creativa que me tomo. Con el tiempo a pasado a ser una característica personal de mi fotografía.

Creo esa atmósfera en clave baja y una vez que la tengo, añado los elementos que van a formar parte de mi composición, de forma ordenada y cuidando que la luz que les llegue sea la justa para ver las texturas y que se dibujen los contornos. 

Para esta idea quería usar las piezas de fruta dispuestas sobre la mesa, como si tal cosa, aleatoriamente, aunque cada una de ellas ya tenia su sitio predefinido…







9 oct 2021

Azafrán

Llevaba tiempo queriendo hacer algo con el Azafrán y alguno de mis cucharones de madera… Y el día llego, a pesar que ahora no tengo ningún objetivo “macro”, y como lo que yo quería hacer  me obligaba a usar una lente que me permitiera acercarme lo máximo posible al azafrán, encontré la solución en el objetivo de la cámara de Montse. El sencillo Fujinon XC 15-45 mm., una lente que tiene una distancia de enfoque mínima de 13 centímetros, encontré en él la solución para llevar a cabo mi idea.

El objetivo cumplió y me permitió hacer la foto, me daba una focal muy amplia 15mm. (22 mm. en full Frame), y la posibilidad de temer el primer plano de la especie que yo quería. Aun sabiendo que no seria una calidad equiparable a otras lentes de Fujifilm, muchísimo mas caras, se comporto razonablemente bien para ser la lente más sencilla del Sistema X.





2 oct 2021

Ricoh GRIII mi “réflex de bolsillo”...


El lanzamiento de la Ricoh GRIIIx me ha hecho plantearme porque llegue a la Ricoh GRIII, y la razón por la que se ha convertido en mi cámara favorita…

Si sumamos mi pasión por la fotografía callejera, a que no quería ir cargado, y no ser invasivo en la calle, todo esto me llevó a la decisión de buscar una compacta, con la cual no tuviera que sacrificar calidad de imagen y prestaciones, en pro del tamaño.Hoy os hago una valoración de ella, tras usarla desde mayo del 2019, y os explico porque la llamo mi “réflex de bolsillo”, aunque  os aclaro que esto no es para nada una revisión de la cámara, mas bien una charla entre amigos.

Construcción y ergonómia 


Desde el primer momento en que la saque de la caja tuve claro que esta cámara jugaba en otra liga. Piensas que las compactas son pequeñas, livianas y plásticosas. Y esta Ricoh se sentía tremendamente sólida, siendo obvia su construcción en metal. Pero en lo que sí me sorprendió es en lo cómoda que es de sujetar, su ergonomía es brutal, a pesar de su tamaño, algo que echaba en falta en otras compactas que he tenido.

En seguida me di cuenta que con una sola mano la podía manejar, ya que toda su botonera esta estratégicamente dispuesta, y es accesible con un par de dedos. Sin dejar de mencionar su menú intuitivo y fácil de usar, que demuestra la gran labor de los ingenieros de Ricoh.



 
Se ha hecho inseparable para mí, tanto si llevo un bolso, como cuando la llevo en un bolsillo. El “tamaño” que era un factor determinante, y se ha convertido en la característica más importante, para mí. No me da pereza llevarla siempre conmigo y eso hace que no pierda fotografías que seguramente dejaría de hacer con una cámara de mayor tamaño, que desde luego, no llevaría todo el día encima. Ahora puedo documentar fotográficamente mas cosas, algo que me hace muy feliz.

Sé que me dirás que llevo mi iPhone y es una estupenda cámara, pero… realmente no tengo pleno control de la toma con él, como el que sí tengo con la GRIII, ni la misma calidad de archivo. Como fotógrafo la experiencia que me ofrece la GRIII no es para nada comparable, con la que pudiera tener con un smartphone…

Todo ello hace que me convierta en invisible entre la multitud de la ciudad, su endiablada rapidez en cuanto presionas el botón de “ON” y su rápida respuesta del enfoque, hacen que pueda hacer la foto en un instante determinado y desaparecer del lugar sin que nadie perciba mi presencia. 


Calidad de imagen


Qué se trata de una cámara discreta, cómoda de usar y que me cabe en un bolsillo, no son argumentos suficientes si todo esto no estuviera respaldado por una cierta calidad de imagen. No estaba dispuesto a perder ni un detalle en mis fotos, por querer una compacta, y en este terreno esta Ricoh da sobradamente la talla con su CMOS de tamaño APS-C de 24 MP. y su objetivo de 18,3mm F/2.8 (equivalente a un 28mm en formato de 35mm). Conjunto equilibradamente diseñado capaz de generar imágenes con todo tipo de detalles, incluso en situaciones con poca luz donde podremos trabajar a ISOS altos sin problemas.



Creada para la calle


Fotografiar en la calle con ella se hace tremendamente fácil, gracias a que cuenta con un  sistema de enfoque híbrido de detección de fase y por contraste bastante ágil (yo diría endiabladamente rápido) que nos permite elegir 8 modos de enfoque diferentes, entre los que se encuentra mi favorito el “Snap Focus”, el cual nos permite preajustar la cámara directamente a la distancia a la que ha de enfocar, y ella calcula el rango focal por delante y por detrás de esa distancia, para que todo quede debidamente en foco. Con ello si quiero enfocar a dos metros de mi, me despreocupo porque sé que todo lo que se encuentre en esa distancia saldrá correctamente, algo que para fotografía callejera nos viene genial. 


Para mí usar una óptica fija, me ha redescubierto la fotografía, me ha acostumbrado a buscar los encuadres, y estudiar mejor las composiciones. Pero esta pequeña, también tiene un sistema de “zoom”, un recorte digital con el cual tienes la opción de pasar de sus 28mm, a 35mm y 50mm sin prácticamente perdida de calidad. 


Que la GRIII no lleve flash incorporado, no es para mí un problema en absoluto. De hecho, cuántos fotógrafos conoces que usen el pequeño flash que incorporan las cámaras… yo al menos ninguno. Esos flashes nunca son ni de lejos eficientes, como para hacer una fotografía decente. De lo que sí dispones, es de una zapata de flash, que considero que es la mejor opción si quieres iluminar la escena con luz artificial, y a la cual le puedes colocar un visor externo GV-2 con el mismo acabado que la cámara. 



Curiosamente tiene una memoria interna de 2 GB que puede tomar hasta 40 imágenes RAW + JPG, una restricción no muy diferente a la que teníamos con la
  película de 35 mm, y que nos puede ser útil en caso de que se llene nuestra tarjeta o que esta nos fallara. Cuenta además con una ranura para tarjetas SDHC y SDXC. Y el hecho de poderla cargar con un power bank es genial para esas escapadas fotográficas de todo un dia, donde puedes aprovechar a cargarla mientras comes, o tomas algo.



Conclusión
 

Es rápida en estar operativa en cuanto la enciendes, su enfoque es rápido y preciso, la calidad de imagen esta sobradamente asegurada con su sensor APS-C que no olvidemos que esta estabilizado, el rendimiento a ISOs altas es envidiable y la gestión de color bellísima, construcción robusta y materiales de alta calidad, una estupenda pantalla táctil que ademas nos sirve para enfocar y disparar, efectos en blanco y negro con carácter propio y una lente de 28 mm. de excelente calidad, todo esto hace que me sienta seguro con ella. Una cámara pensada y creada para la calle, por el fabricante referente en fotografía callejera, con la que no necesitas ir cargado con nada mas, y la cual la puedes llevar siempre encima, en el bolsillo de la chaqueta, en un bolso o riñonera y con la cual puedes afrontar cualquier situación fotográfica que te surja. 

Estoy tan satisfecho con ella que coloquialmente la llame mi “réflex de bolsillo”, quizás sea una afirmación exagerada para algunos, lo sé, aun así esta claro que se ha convertido en mi herramienta favorita.


25 sept 2021

Bolsa de cuero Mainau de VINCOV

Esta semana os traigo otro interesante producto de la empresa Alemana VINCOV, de la que hice una revisión de un magnifico bolso fotográfico hace poquito. En esta ocasión se trata de una bolsa multifuncional para una amplia gama de modelos de cámaras, la Bolsa de cuero Mainauque me sorprendió desde que la desempaqueté por su gran calidad y su depurada elaboración, a la que no le puede encontrar el mas mínimo fallo.

La bolsa es de cuero genuino de alta calidad, que la hace muy duradera y nos proporciona una protección extra para nuestra cámara en cualquier situación. La bolsa tiene un mosquetón y la podemos enganchar al cinturón del pantalón, bolso de hombro o mochila, o bien para llevar nuestra cámara protegida y aislada dentro de una mochila convencional. 


Su interior cuenta con un suave forro y acolchado en su base algo que nos protegerá nuestro equipo. En la parte externa dispone de un pequeño bolsillo, con cierre de cremallera, ideal para guardar accesorios, baterías, o tarjetas de memoria.


Tamaños 

La bolsa para tu cámara, viene en tres tamaños.


S: Tamaño para una cámara digital y compacta como;

Sony RX100 series & RX1 &, Fujifilm X100 series, Canon G1 y G12, Leica D-Lux, Nikon1.


M: Tamaño para una cámara mirrorless como;

Serie Olympus OMD EPL, series Leica Q y M, Sony a6000, Fujifilm X-Pro3 | X-T30, serie Canon EOS M


L: Tamaño para una cámara réflex como;

Serie Sony a7, serie Nikon DF y Z, Fujifilm X-T4, serie Canon EOS R










* La que os enseño en las fotos es la de tamaño “L” y realmente la he encontrado práctica y amplia. Con un diseño sencillo y bonito, nos dará  protección extra a nuestros equipos.