18 may. 2011

Agudizar el ojo del fotógrafo...


Quiero empezar esta nueva trayectoria, hablando del “ojo del fotógrafo” y la importancia de entrenarlo y sensibilizarlo, mas que un tutorial es una reflexión, ya que es fundamental entender lo que vemos, comprenderlo y re-interpretarlo, saber hacer de lo cotidiano una foto y para ello, no nos hace falta una sofisticada cámara. Solo hay que aprender a detenerse y en lugar de mirar, observar nuestro entorno, con ojos nuevos, quizás, como hace un niño cuando va descubriendo el mundo. 

Esta foto la hice en Oporto, Portugal en el 2005, con la primera cámara digital que tuve, una hp PhotoSmart 318 de solo 2’3 megapíxeles (lo máximo en aquellos años), que no tenía ningún tipo de función manual, estuve esperando no se cuanto tiempo, que se me hizo una eternidad, a que volviera a pasar el Tranvía, pues la primera vez que lo vi pasar, vi la "foto" y yo ya la tenía en la mente y todo era cuestión de esperar he intentar ser rápido y adelantarme un poco en el disparo (la cámara no era muy rápida que digamos).
Para mi es una foto especial, sabía lo que quería y conocía la cámara que tenía entre mis manos, así como sus limitaciones y supe captar lo que buscaba. Eso es lo que debemos intentar, aprender a visualizar lo que nos rodea y ser nosotros los que imaginemos de antemano la imagen.




Aquí tenemos la versión el blanco y negro.